Visión, Misión y Objetivos Asociación Internacional Pro Plasticidad Cerebral A.C. México

Vaya al Contenido

Menu Principal:

Visión, Misión y Objetivos

Historia
Visión

La Asociación Internacional en Pro de la Plasticidad Cerebral A.C. México (AIPPCAC) fue fundada en el año de 1992 a través de la inquietud de un grupo de investigadores interesados en el desarrollo de los nuevos conocimientos de la restauración neurológica.

Este grupo fue integrado por el Dr. Francisco Aguilar Rebolledo, Dr. Guillermo Dávila Gutiérrez, Dr. Enrique Rendón Macías, Dra. Paula Popoca Jaimes, Dra. María Elena Canales Sánchez, Dr. Juan Manuel Sauceda García y el Dr. Manuel Velasco Suárez entre los más importantes, además con el apoyo de algunos padres de familia interesados en promover el desarrollo de la medicina en las neurociencias particularmente vale la pena mencionar al Lic. Mario Lasso Martínez y a la Dra. Rosa María Gómez Collado de Lasso.

Dentro de su integración se acordaron los siguientes estatutos:
La primera reunión internacional sobre “Avances en la Restauración del Sistema Nervioso” fue celebrada en la ciudad De Toluca del día 27 de abril al sábado 1º de mayo de 1993, siendo inaugurada por el gobernador constitucional del Estado de México, el Lic. Ignacio Pichardo Pagaza en el auditorio Adolfo López Mateos del Palacio de Gobierno, teniendo entre los asistentes a Gabriela Brimer y autoridades nacionales de salud.

Misión

La existencia del fenómeno de recuperación del cerebro después de un daño, es conocida empíricamente desde hace varios siglos, los conceptos y los modelos científicos para explicar la mejoría del sistema nervioso son muchos más recientes. Las enfermedades neurológicas han requerido de un diagnóstico preciso con técnicas de neuro-imagen modernas, un manejo médico y finalmente, quirúrgico con resultados satisfactorios semejantes o mejores que cualquier centro neurológico del mundo en el área de Plasticidad y Restauración Neurológica.
Podemos considerar al siglo XIX como el inicio de la evolución de los conocimientos morfológicos y funcionales del cerebro, la segunda mitad del siglo XX abre a las neurociencias los descubrimientos más notables con relación al progreso técnico que ofrecen nuevos métodos a la investigación.

El avance en el tratamiento de distintas enfermedades neurológicas esta en razón del conocimiento de que el grado de recuperación depende de diversos factores entre los que se incluye la edad, los mecanismos de reorganización cerebral, así como los factores ambientales y psicosociales. A través de los órganos de los sentidos podemos darnos cuenta de lo que sucede en el mundo exterior y por consiguiente que lugar ocupamos en éste mundo, cabría preguntarse cómo es que tal cosa ocurre. Naturalmente la primera respuesta es que existe un órgano diferente para cada sentido, justamente los llamados órganos de los sentidos.

Pero ¿Qué tiene de particular el ojo para que pueda ver, el oído para que pueda oír, la nariz para que pueda oler? ¿Cómo es que el ojo ni la nariz oyen, ni el oído ni la nariz ven? Y sin embargo en cualquier parte del cuerpo podemos sentir dolor, aunque este puede tener distintas características la respuesta a estas preguntas esta en las células especializadas para cada función, que son capaces de captar cada sensación. Y precisamente, en el CIPREN se realizarán además de los diagnósticos más certeros y los tratamientos más modernos gracias al apoyo de un área de investigación vinculada a la clínica. Cada órgano de los sentidos tiene elementos que son sensibles a distintos estímulos y por lo tanto estos elementos son distintos entre sí. En el ojo son sensibles a la luz, en el oído a la vibración que el sonido produce en la membrana del tímpano hacia el oído interno, en la mucosa nasal a ciertas moléculas volátiles que llegan a ella y así en las otras percepciones.

Las células encargadas de estos procesos son células nerviosas llamadas Neuronas y son altamente especializadas para transmitir los impulsos que permiten al cerebro informarse de manera armónica de todo lo que lo rodea. De igual manera sucede con los pacientes neurológicos, requieren de la atención de un personal bien capacitado y lo suficientemente sensible para estimular la creatividad para establecer métodos de tratamiento con eficiencia y eficacia, necesitando para ello la formación de Unidades especializadas como clínicas, por ejemplo, para el manejo de la espasticidad y trastornos del movimiento, de epilepsia, enfermedad vascular, neuromuscular, restauración cerebral, uso de nuevos medicamentos para estimular la restauración neurológica como los factores tróficos, etc.; simulando una sinfonía en la cual, si falla un elemento, los demás pueden verse afectados y la calidad de atención no alcanzaría la eficacia y calidez que se pretende ofrecer.

Objetivos

Las neurociencias han alcanzado en los últimos años tal desarrollo que en algunos casos han permitido dilucidar tantos misterios de la actividad mental y su funcionamiento, que el hombre contemporáneo no puede permanecer indiferente sobre el resultado de los modernos estudios y tratamientos del cerebro, a riesgo de quedarse con una imagen incompleta de la realidad en la que se encuentra inserto.

Es por ello que se requiere de un CIPREN, o sea, un Centro Nacional e Internacional de Diagnóstico, Tratamiento e Investigación exclusivo para el estudio y tratamiento de enfermedades neurológicas, donde el personal encargado de la atención, tenga una capacidad profesional que no consista primariamente en la cantidad de conocimientos que ese individuo posee, si no en el modo de cómo los emplea, así que un verdadero profesional de las neurociencias que labore en nuestro CIPREN será esencialmente un individuo cuya vida intelectual sea parte de su vida moral, dando a sus pacientes que requieran tratamiento el trato de compromiso, respeto y afecto que requieren, alentándolos continuamente a esforzarse a mejorar, actuando siempre con justicia y honradez con un constante espíritu de aliento y un respeto escrupuloso a la verdad y a la dignidad de todo ser humano.

La Revista de Plasticidad y Restauración Neurológica, será también un centro de entrenamiento con protocolos de seguimiento multidisciplinarios y siempre asociados a instituciones de los institutos de salud, la seguridad social (IMSS, ISSSTE, SS, DDF) e instituciones privadas. Buscando siempre involucrar a Universidades Públicas y Privadas.

Este centro de formación recibirá tanto a médicos interesados del territorio mexicano como del extranjero, por lo tanto, además de realizar clínicas extramuros, (fuera del CIPREN) tendremos alumnos de cada uno de los estados que serán el enlace para los protocolos y las clínicas regionales.
La Revista de Plasticidad y Restauración Neurológica, tendrá a su cargo la vigilancia y seguimiento de los protocolos de investigación de las distintas instituciones involucradas, además de seguimientos individuales para pacientes privados, estimulándolos a evaluar y mejorar cada vez más en cada proyecto de investigación de tratamientos novedosos y su aplicación.

La Revista de Plasticidad y Restauración Neurológica organizara una reunión anual donde se darán los avances de cada uno de los protocolos y se comunicaran las novedades en la revista de la Asociación Internacional en Pro de la Plasticidad Cerebral, A.C. “Plasticidad y Restauración Neurológica” editada especialmente con este propósito donde todos los médicos interesados podrán escribir con asesoría del director del centro, el Dr. Francisco Aguilar Rebolledo. Difundir la información científica, con estudios de imagenología de punta como una herramienta para mejorar el diagnóstico, el tratamiento y la calidad de vida de los pacientes.

Esto conllevará a la promoción de salud física, mental y social en la población neurológica, discapacitada o no y de cualquiera de los órganos y sistemas involucrados susceptibles de manejo de rehabilitación neurológica con el fin de disminuir su discapacidad en cualquier grado.


 
Regreso al contenido | Regreso al menu principal